Las Comiquitas y los Antivalores


Medios de Comunicación y los antivalores

Posted in Sin categoría por carlos2021vzla en 29 octubre, 2011

Los valores son creaciones humanas y construcciones sociales dinámicas, evolutivas e indefinidamente perfectibles, que se transmiten y asimilan por aprendizaje social. Los valores son fruto de la reflexión colectiva de los grupos humanos y de la acción comunicativa sobre los modos de satisfacer las necesidades humanas naturales y culturales y de mejorar las situaciones personales y sociales, imaginando otras situaciones individuales y colectivas deseables y posibles.

De ahí que, los valores se presentan siempre bipolarmente: un polo positivo y un polo negativo. Todo lo que consideramos favorable y conducente a las situaciones deseables y satisfactorias lo calificamos como valor. Todo lo que consideramos desfavorable y contrario a las situaciones deseables y satisfactorias lo calificamos como contravalor. Los contravalores se llaman también antivalores o disvalores.

Por otra parte, diariamente se puede observar a través de los medios de comunicación de masas la transmisión de  escenas cargadas de violencia, antivalores, terror, las cuales son transmitidas a cualquier  hora del día. Cabe destacar que lo más preocupante es que se olvida en muchos casos que estas escenas están al alcance de niños y jóvenes con tan solo oprimir un botón.

En muchos casos tales situaciones aparecen atenuadas a través de del humor, el uso del engaño y la traición como mecanismo para conseguir objetivos, la percepción de la persona adulta como rival, e incluso la promoción de la morbosidad son algunos de los antivalores que proyecta la televisión a través de programas dirigidos a los niños y adolescentes.

Debido a esto, en los últimos años se ha querido regular tal programación a partir de la creación de leyes, comités de usuarios a nivel de educación y comunitario con el fin de crear conciencia en cuanto a la transmisión indiscriminada de programas, noticias, entre otras; en las que se incita a la violencia de forma  subliminal, así como, programas en los que existen antivalores implícitos los cuales no son vistos como tales por los niños y jóvenes quienes dedican gran parte de su tiempo libre a ver tales programas.

Pero, nada se logrará si no existe participación de la familia, la escuela y hasta el entorno de cada uno de estos niños y jóvenes, pues, estas instituciones se entienden como necesariamente complementarias e indispensables en el proceso de adaptación social y construcción de la personalidad del niño.

Redactado por: CarlosRangel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: