Las Comiquitas y los Antivalores


La televisión: Impacto en los niños

Posted in Sin categoría por carlos2021vzla en 29 octubre, 2011

Todos los días, en algún lugar del mundo, a alguien se le ocurre una nueva idea para mejorar la vida. Por ejemplo, un nuevo medicamento, una computadora más rápida, un nuevo artefacto, entre otros. La invención de la televisión cambió el mundo. Por primera vez las personas podían comunicarse a grandes distancias, este invento revolucionó  la industria mundial de las comunicaciones, que transmiten noticias, información y entretenimientos a millones de hogares diariamente.

De ahí que, cuando imágenes de las más crueles realidades del mundo entero como abusos, violencia, injusticia, miseria son de fácil acceso a grandes y pequeños al oprimir un botón, resulta difícil mantenerse optimista, idealista y positivo. Estás imágenes, aterrorizan aún más cuando sentimos que corresponde a la realidad en que viven los niños y jóvenes y que difícilmente los padres y la familia pueden hacer algo para evitarlo.

Sin embargo, es posible construir desde la realidad que todos manejamos y redimensionamos, como el ámbito de la cotidianidad familiar. Desde el seno de la familia, cualquiera que sea su conformación, se puede entretejer todos aquellos valores que parecen diluidos y que por los cuales se quejan diariamente las personas. Sin embargo, es muy poco lo que se hace por tomar decisiones que cambien el rumbo habitual de la vida, de crear rutinas y respuestas para construir esos cimientos aquí y ahora.

De igual forma, el momento actual en que se encuentra nuestra sociedad, ha cambiado el papel de la televisión, ya que, es preocupante el tiempo que los niños dedican a mirar dibujos animados sin la debida orientación de adultos, más preocupante aún son los antivalores implícitos en la programación infantil. Pareciera que los padres y la familia desconocen que los niños aprenden y copian modelos. Es decir, aprenden comportamientos poco aceptables de sus personajes o héroes favoritos y que son mostrados de forma que el niño los ve como normales e incluso deseables.

De ahí que, un estudio denominado Niños, Televisión y Educación, realizado por los investigadores, Marta Serafini y William Campo en el año 2008, no sólo revela que hay niños que pasan más horas frente al televisor que realizando otras actividades recreativas, sino además presenta el resultado de un análisis de los programas infantiles más vistos por los niños. La preferencia infantil se reveló mediante una encuesta con escolares que señala que los programas más consumidos son Los Chicos del Barrio, Los Caballeros del Zodiaco, Pokemón, Las chicas Superpoderosas, Oye, Arnold y Bob el Constructor. La mayoría de estos programas pasan por canales de cable y algunos no están recomendadas para menores de 7 años por contener antivalores.

Entre los más nocivos aparece Los chicos del barrio, una historia que presenta a los adultos como adversarios directos de los niños, donde los padres y docentes son ridiculizados y aparecen con frecuencia estereotipos del autoritarismo y la arbitrariedad. Los Caballeros del Zodiaco es otra de las series con mayor aceptación en Paraguay, según el estudio realizado, desarrolla una historia fantástica con características que no se adecuan a la realidad infantil. Mezcla elementos extraídos de la mitología griega, la astrología, el tarot y la épica guerrera. Tiene una complejidad que los niños no pueden comprender, por lo que sólo asimilan la lucha, principal antivalor que refleja, así como el uso del engaño y la traición para el logro de los propósitos.

 Otro de los programas muy vistos es Pokemón, que significa monstruo de bolsillo. La historia se basa en el móvil del combate que identifica al ideal del guerrero, con una gran carga realista en los enfrentamientos, que además de explícitas imágenes de golpes muestra escenas eróticas, aunque poco explícitas. Este programa promueve la amistad pero contiene más carga de antivalores, por lo que tampoco se recomienda para menores de 7 años.

 Otro de los programas en los que se observa lo anteriormente descrito es Los Simpson, en la que a pesar de que se observa algunos valores también, es evidente para los adultos los antivalores inmersos en la misma. Son evidentes para los adultos pero no son percibidos por los más pequeños. La serie muestra en un nivel explícito valores como la unión de la familia, el orden, la limpieza, la laboriosidad, etcétera; pero a nivel implícito estos valores se niegan por la conducta de los personajes, especialmente del padre y de Bart, que constantemente son ejemplo de antivalores como la holgazanería, la gula, la tendencia a sacar provecho de otros, el rechazo a la cultura y todo lo que represente valores intelectuales.

Finalmente, los niños recurren a la TV para satisfacer sus necesidades de distracción, reducir las tensiones y como medio para obtener información. Este medio de comunicación es el instrumento que mejor adapta su función a la formación de valores, de modos de vida, de estereotipos, etc., que al medio le convienen. La TV transmite y forma estereotipos sociales en los cuales se presentan directa o indirectamente, mensajes que conforman una actitud, siendo esta influencia mayor en los niños quienes son moldeados en muchos aspectos por estos mensajes de televisión. Por ello, es necesario que los padres y la familia en general asuman el rol que les corresponde como orientadores y modelos positivos a seguir  en la formación de sus hijos.

Redactado por: Carlos Rangel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: